La mala hora

“El juez doblegó la cabeza. Después de un prolongado silencio, preguntó: “¿Sabes una cosa, Guardiola?” Sin esperar la respuesta siguió adelante: “El teniente se está hundiendo en el pueblo. Y cada día se hunde más, porque ha descubierto un placer del cual no se regresa: poco a poco, sin hacer mucho ruido, se está volviendo rico”.”

La mala hora
Gabriel García Márquez

Para una tumba sin nombre

“Con sus veinte años, el mismo tono respetuoso y protector del ferretero, la misma manera tranquila y seca, los ojos desviados, una mano pellizcando la otra, la misma fe en los principios, en el éxito. Él también había descubierto el simple secreto aritmético de la vida, la fórmula del triunfo que sólo exige perseverar, despersonalizarse, ser apenas.”

Para una tumba sin nombre
Juan Carlos Onetti

Washington Square

“El premio sin duda alguna era grande; pero se podía lograr sólo oprimiendo un registro que se encontraba entre la precipitación y la cautela. La providencia suele estar de lado de las personas hábiles; y las personas hábiles se distinguen porque carecen de deseos de arriesgar el pellejo.”

Washington Square
Henry James

Que se mueran los feos

No está mal reír de vez en cuando. Aquí, Boris Vian nos da una buena dosis de hilaridad, desparpajo y unas cuantas cositas más.

“Es probable que yo sea un sentimental. Nadie lo diría al verme, pero los bultos que forman mis músculos son la apariencia engañosa bajo la cual disimulo mi corazoncito de Cenicienta. Quiero a mis amigos. Quiero a mis amigas. Nunca me han faltado ni unas ni otros y de vez en cuando doy gracias a mis padres por el físico que me han dado; los hay que dan gracias a Dios, lo sé…, pero, entre nosotros, creo que mezclan a Dios en historias con las cuales no tiene nada que ver.”

Que se mueran los feos
Boris Vian

Bajamar

Stevenson: mucho más que el creador del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

“Aquel hombre, que por naturaleza era el menos agresivo que imaginarse pueda, salvo en la medida en que los débiles son siempre peligrosos, estaba dispuesto en aquel momento a matar o a que le matasen y contemplaba ambas posibilidades con idéntica indiferencia.”

Bajamar
Robert Louis Stevenson
Lloyd Osbourne

……………………………………………………………………………………………………………

El poder y la gloria

Imposible no quedar seducido por un texto de Graham Greene.

“Se sentía feliz. Es una de las revelaciones extrañas en tal clase de vida; un hombre, a pesar de padecerla, tiene momentos de alborozo: siempre halla comparaciones con tiempos peores. Hasta en el peligro y en la miseria el péndulo oscila.”

El poder y la gloria
Graham Greene

Ahí pero dónde, cómo

Cortázar: no quedarás igual después de leerlo.

“A vos que me leés, ¿no te habrá pasado eso que empieza en un sueño y vuelve en muchos sueños pero no es eso, no es solamente un sueño? Algo que está ahí pero dónde, cómo…”

Ahí pero dónde, cómo
Octaedro
Julio Cortázar

………………………………………………………………………………………………

Dormir al sol

Aquí les dejo una pequeña muestra de talento. Absolutamente recomendable leer a Bioy.

“… ¿Qué es Diana para mí? ¿su alma? ¿su cuerpo? Yo quiero sus ojos, su cara, sus manos, el olor de sus manos y de su pelo. Estos pensamientos, me asegura Ceferina, atraen el castigo de Dios. Yo no creo que otra mujer con esa belleza de ojos ande por el mundo. No me canso de admirarlos. Me figuro amaneceres como grutas de agua y me hago la ilusión de que voy a descubrir en su profundidad la verdadera alma de Diana. Un alma maravillosa, como los ojos.”

Dormir al sol
Adolfo Bioy Casares
…………………………………………………………………………………………………………………..