J. R. R. Tolkien: El Señor de los relatos

«Tres anillos para los reyes elfos bajo el cielo.
Siete para los señores enanos en casas de piedra.
Nueve para los hombres mortales condenados a morir.
Uno para el Señor oscuro, sobre el trono oscuro
en la tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la tierra de Mordor donde se extienden las sombras».

< John Ronald Reuel Tolkien nació en Sudáfrica en 1892 y murió en el Reino Unido en 1973. Británico, aunque su origen sea sudafricano, es mundialmente reconocido como el principal exponente de la épica fantástica contemporánea. Filólogo, estudioso del medioevo anglosajón, logró crear un lenguaje, un espacio y un tiempo donde se desarrollan sus fabulosas y grandilocuentes historias. La muerte de su padre, en Sudáfrica, marca el punto de inflexión tras el cual la familia decide trasladarse a Inglaterra. Se instalan en Sarehole, en los alrededores de Birmingham, área rural. Tolkien estudia en Oxford donde se gradúa con honores y dedica su tiempo libre a la lectura de leyendas nórdicas. En 1916, contrae matrimonio con Edith Bratt. Ronald embarca a Francia para participar de la Primera Guerra Mundial. Sobrevive a la batalla de Somme y vuelve a Inglaterra a causa de la "fiebre de las trincheras". Ya recuperado, inicia su derrotero académico. Su carrera como profesor reconoce como primer jalón a la Universidad de Leeds. A posteriori enseñaría lengua y literatura anglosajona en la Universidad de Oxford. Constructor de un Universo, con sus normas, sus seres y sus ritos, Tolkien ideó tanto significantes como significados para el mundo que nombraba. El alfabeto tolkeniano, tallado en runas, es una curiosidad, un divertimento y un objeto de análisis lingüístico para fans y especialistas. No sólo eso, sino que sus personajes manejan la dialéctica épica como si hubieran sido arrancados de un castillo de la vieja Inglaterra. Tolkien escribió numerosos ensayos, narraciones cercanas a la mitopoética finesa y tres obras esenciales que repasaré, con la irrespetuosidad de lo breve, en los siguientes párrafos. En 1930 Tolkien comienza a escribir El Hobbit, novela que narra las aventuras de Bilbo Bolsón, un hobbit. Los hobbits eran pequeños seres hogareños, amantes de su aldea y reacios a la aventura. El punto más alto, que decide el destino de la prosa tolkeniana, es el encuentro de Bilbo con un anillo que tiene el extraordinario poder de hacerlo desaparecer. Por si el efecto no alcanzara, transforma a su eventual poseedor en un avaro y celoso amante de la presea. Con el anillo puesto, Bilbo se atreverá a las acciones más temerarias que cualquier hobitt haya ejecutado con antelación. En 1949, 1954 y 1955 se publican los tres tomos de El Señor de los Anillos. Es un trabajo descomunal donde Tolkien despliega sus artes de narrador y de filólogo. La historia sucede en la Tercera Edad del Sol, en la Tierra Media. A Frodo Bolsón, un hobbit, le es encomendada la tarea de destruir el anillo con que se topó Bilbo. Es la simiente de la ambición del poder desmedido. Se publicó en tres partes por una decisión editorial dado que son seis libros. La casa editora consideró que era el formato más viable desde una perspectiva comercial. A gigantescos rasgos, se trata de la lucha de nueve razas o culturas conocedoras de la potencialidad devastadora del anillo que se unen ante la necesidad de destruirlo. En la epopeya se cruzan hombres, enanos, orcos, trolls, el Gollum y las más maravillosas criaturas jamás concebidas. Algunos mortales, otros inmortales, todos con diferentes fortalezas y puntos débiles concluyen en el mayor relato épico escrito en el siglo XX. Fuera del contexto y el conteo de nuestra historia vivirán las más espectaculares y casi inefables aventuras al enfrentarse al temible Saurón. El Silmarillion es una recopilación de textos editada y publicada póstumamente por Christopher Tolkien, su tercer hijo. Da cuenta del origen de la cosmogonía de Tolkien. Los Silmarils, joyas creadas durante los Años de los Árboles por Noldo Feanor son el evanescente hilo conductor de esta narración. Deben su belleza a la luz de dos árboles de Valinor. Texto de genealogías y orígenes, puede ser tomado como marco de lectura de la obra tolkeniana concebida como totalidad. En 1968 los Tolkien se mudan a Lakeside Road. En 1971 fallece la esposa. Un año más tarde Tolkien vuelve a Oxford donde la Universidad le concede un título honorario en letras. Muere en 1973. Está sepultado en el cementerio de Wolvercote en Oxford. Tras su muerte se publican, entre otre otros: Cuentos Inconclusos, Historia de la Tierra Media (doce tomos publicados entre 1983 y 1996), Los Hijos de Húrin, Roverandom, La leyenda de Sigurd y Gudrún, etc. Llegó al cine, es objeto de culto de millares de seguidores, sus personajes se venden como miniaturas en las comiquerías y protagonizan juegos de rol. La sociedad tolkeniana sigue en pie y tiene sedes en decenas de países. Por Laura Alejandra Bravo

…………………………………………………………………………………………………..

62 ideas en “J. R. R. Tolkien: El Señor de los relatos

  1. Pingback: Jackie
  2. Pingback: karl
  3. Pingback: Herbert
  4. Pingback: Brandon
  5. Pingback: Rex
  6. Pingback: ruben
  7. Pingback: tony
  8. Pingback: brett
  9. Pingback: Bernard
  10. Pingback: lewis
  11. Pingback: casey
  12. Pingback: Kirk

Deja un comentario