Mary & Max (Elliot)

“Me gustaría ser más inteligente o más certero, escribirte cartas maravillosas.”
(Bioy Casares a Elena Garro)

Mary Dimkle es una niña de ocho años, vive en Melbourne, Australia y su vida transcurre en una paleta cromática color sepia. Su madre es una bebedora de jerez, fumadora compulsiva y cleptómana. Su padre trabaja en una fábrica donde le colocan el hilo a los saquitos de té y, en sus ratos libres, practica la taxidermia. El trabajo de su padre ha llevado a Mary a soñar con un marido que se llame Earl Grey con quien tendría hijos y viviría en un castillo.

Max Horovitz tiene cuarenta y cuatro años, vive en Nueva York, Estados Unidos y le tocará moverse entre el gris, el blanco y el negro. Su padre los abandonó a él y a su madre y creció en un kibutz donde la mujer se suicidó. Tiene problemas con la dieta. Es ateo, está bajo tratamiento psiquiátrico y vive obsesionado con que nada altere su mundo. Viste conjuntos deportivos idénticos y reconoce un breve paso por el Partido Comunista. En su historia profesional se registran trabajos como recolector de residuos, elaborador de fideos kosher, etc.

A ambos les gusta el chocolate, aunque Mary también es asidua consumidora de leche condensada. Ambos tienen graves dificultades de relación con el mundo. Una desde Melbourne, el otro desde NYC, siguen un programa de tv llamado Los Noblets. Mary lo hace porque los personajes son marrones, viven dentro de una tetera y tienen muchos amigos y Max porque admira su organización sociopolítica y… porque tienen muchos amigos. Mary tiene en su repisa Noblets artesanales hechos de materiales tan diversos como huesos de pollo, mientras que Max tiene los originales.

En un paseo a la estación postal con su madre, Mary corta un trozo de papel de la guía americana y se lleva la página con la dirección de Max con la idea de buscar un penpal. Max empieza a recibir esa correspondencia con la que se siente complacido por la similitud de vivencias aunque no puede evitar acusar impacto de lo que implica para él la propia incapacidad de crear lazos. Una pregunta turbadora de Mary hace que Max, en un punto alto de su Síndrome de Asperger, se repliegue y termine en un neuropsiquiátrico.

Durante el tiempo en que están distanciados acontece el retiro del padre de Mary, su muerte y la decadencia de su madre que lo sigue en su camino hacia la tumba. Por su parte, Max gana la lotería con los números que repitió por años guiado por una persistente obsesión. El premio le sirve para darse algunos gustos: completar la colección de Noblets, comprar cantidades industriales de chocolate y regalarle el resto del dinero a Ivy, su vecina y único contacto con el planeta quien también muere al poco tiempo.

Cansado de la apatía que demuestra su imaginario amigo de la infancia, Max decide retomar el contacto con la muchacha y morigerar la presión que le impone la relación con medicación y el planchado prolijo de la correspondencia de Mary. En la carta de reencuentro viajará una galletita con forma de estrella que Mary sostendrá en su mano en las exequias de su madre. La galletita dice: “Love yourself first”. Mary arroja sobre el ataúd un anillo infantil que expresaba sus estados de ánimo y ese desprendimiento marca su pasaje de niña a adulta.

De ahí en más, Marx hablará de sus restricciones para sobrevivir en la ciudad, de su necesidad de silencio y limpieza, del implacable avance de la gordura.

Mary, en pleno reencuentro con su Narciso irá a la Universidad, se transformará en una estudiante exitosa escribiendo su tesis sobre Asperger y se casará con Damian que también tiene un penpal, un granjero de Nueva Zelanda.

La nueva posición de Mary le permite ganar dinero para ir a visitar a Max. Cuando Max recibe la noticia experimenta una de las situaciones de terror al contacto más grave que enfrentó en la vida y le envía a Mary un listado de palabras que describen sus emociones del momento. Acto seguido, desprende de la Underwood en la que tipea sus cartas la letra M y se la envía en el sobre.

Mary recibe la carta con las maletas hechas y entra en un profundo cuadro depresivo. Apenas si se atreve a mandar una lata vacía de leche condensada en la que escribe:”I´m sorry”. Se refugia en el alcohol, arroja sus libros en una picadora de papel y se distancia de Damian, quien la abandona por su penpal. En plena crisis, Mary encuentra el frasco de Valium que acompañó a la madre en su propia caída. Subida a una silla, a punto de colgarse, recibe el llamado de un vecino agarofóbico que vence su padecimiento para entregarle el paquete que ve desde la ventana y que es una gran encomienda de Max donde le ofrece su perdón, le envía su colección completa de Noblets y resume, en palabras simples, el deseo de que la vida los cruce a ambos para beber una leche condensada.

Mary está embarazada y el encuentro se pospone un año. Cuando Mary llega a Nueva York con su bebé descubre que Max ha muerto esa mañana con el rostro feliz a la espera de su amiga. Mary aprieta entre los dedos la M, de Mary y Max y levanta los ojos para ver sus cartas cuidadosamente alineadas en la pared.

Cuenta la leyenda que Adam Elliot, australiano introspectivo y director de este film, también tuvo su penpal durante veinte años, un americano enfermo de Asperger de quien sacó sus tics y su fingida sonrisa para construir el personaje de Max.

Amante del trabajo artesanal, Elliot descartó propuestas de Disney Pixar para seguir teniendo el control de su producción y no ser un empleado de los grandes estudios. Texto sobresaliente, técnica impecable y talento para los detalles. Las únicas notas de color son de un rojo robado a Schindler’s List.

Queda flotando cierto optimismo en el ambiente para quienes por años hemos sabido relacionarnos mejor a través del papel que frente a frente. Para quienes hemos construido, destruido y vuelto a erigir relaciones enteras desde el impacto fulminante, maravilloso y demoledor de la hoja en blanco.

Por Laura Alejandra Bravo

…………………………………………………………………………………………………..

68 ideas en “Mary & Max (Elliot)

  1. Pingback: bruce
  2. Pingback: Shaun
  3. Pingback: Joe
  4. Pingback: Jackie
  5. Pingback: Henry
  6. Pingback: sergio
  7. Pingback: Otis
  8. Pingback: jeffery
  9. Pingback: Johnny
  10. Pingback: guy
  11. Pingback: Harvey
  12. Pingback: ramon
  13. Pingback: tony
  14. Pingback: benjamin
  15. Pingback: Harry
  16. Pingback: Edward
  17. Pingback: darryl
  18. Pingback: Vincent

Deja un comentario